Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Conversación especial

Cuando me resulta muy duro y pongo un límite a mi hijo o mi madre anciana, y decido hacer algo que les contraria, o sencillamente que no quieren que haga. Respiro y vuelvo a lo que si estoy eligiendo atender, quizás atenderme a mi, y lo hago con la confianza de cuanto les quiero y hasta donde puedo y ELIJO poner el límite desde ahí, desde ese amor   Y elijo aceptar su enfado desde el reconocimiento profundo de lo que ellos quieren. Salirme del Si haces esto eres malo, si hago esto soy yo mala. Escuchar y poner límites desde las necesidades y las estrategias para atenderlas. YO estoy bien, TU estas bien, a estar bien se aprende!!!   Hoy he tenido una conversación especial «mamaá si no me compras un regalo me enfado y me voy»   (pensamiento: este niño consentido, ya le vale a el y  mi que soy su mala madre) REspiro (¿A que está diciendo que si cuando se pone tan enfadado?) (¿que siento yo , que quiero transmitir yo  en esta ocasión? Respiro (Entiendo que el quiere cosas y que yo quiero transmitir el valor del amor no condicionado, elijo no juzgarle a el ni a mi) «cuando me dices eso pienso que me quieres sólo cuando te compro cosas, y eso me pone muy triste, hijo y yo te quiero enfadado o contento, ¿tu me quieres sólo cuando te compro cosas?» …   Silencio, la rabia da lugar a espacio y miradas cómplices.   “Mamá, Te quiero aunque esté enfadado mamá», (Respiro y dejo que entren sus palabras muy dentro, busco dar opciones y explicar que elijo). Hijo, ahora prefiero ir al cole y llegar pronto y empezar bien el día . ¿te parece que lo hablemos luego? A veces puedo comprar cosas y a veces no… vale mami, pero ¡me compras algo!!!…¡Lo hablamos luego que llegamos tarde!!! (risas)   Que distinto soltar las etiquetas para con uno mismo y con los demás. ¡Que bueno confiar! ¡Que bueno transmitir valores en el cómo quiero relacionarme contigo! ¡Que bueno tener opciones y herramientas de conexión!   Esto no ocurre todo el rato ni todo el tiempo,  pero cuando ocurre, ¡¡¡es una sensación de alinear mis valores de respeto, de encuentro y de confianza!!! uf!!! ¡RESPIRO llena de alegría!   ¡El truco es respirar y dar tiempo a que podamos encontrar la necesidad y soltar la etiqueta!  

]]>