¿Hace falta castigar para conseguir que tu hijo estudie? Parte 1 - Coachdefamilia.com
64372B

¿Hace falta castigar para conseguir que tu hijo estudie? Parte 1

Píldoras de Coaching para padres:

¿Hace falta castigar para conseguir que tu hijo estudie?
Hablemos de etiquetas que nos colgamos y colgamos a los demás. “Este niño es un vago, esta niña es una dejada, este pobre es que no llega, que listo es mi niño, esto me supera, soy un mal padre, soy una histérica, que consentido tiene a ese niñato”.

Hablemos de los pensamientos que dudan: ¿Será tonto?, ¿Tendrá algún defecto?

Hablemos de las amenazas… ¡ya verás como te va ir como sigas por ese camino…! ¡O cambias de actitud o serás un marginado para el resto de vida!!! ¡Los demás van ha hacer contigo lo que quieran, no te pones en tu sitio, niña!. ¡Eres un bruto, un animal, nadie te va a querer si tratas así a los demás!

 

Todos los ejemplos son reales y tomados de la vida real, y todos son juicios, etiquetas que conforman nuestro sistema de creencias y el de los demás.

 

La pregunta de un Coach, basada en la premisa de que todos tenemos dentro lo necesario para saber que queremos y como conseguirlo, es…. ¿Cómo despierto la Conciencia y la sensibilidad en un aspecto importante para mí en los otros y en mi mismo/a?

¿Cómo cambio una creencia, un juicio, una etiqueta que forma parte de mi identidad o de la de mis hijos?

 

Las herramientas de Coaching nos proponen un método basado en hacer de espejo, para que se produzca ese “darse cuenta” interior, no mostrado, no explicado desde fuera. Todo lo que enseñamos puede evitar que el otro aprenda, porque a todos nos gusta aprender pero no a todos nos gusta que nos enseñen.

 

El coaching nace del estudio de la gente y los equipos altamente efectivos. Un equipo que funciona, previene los sabotajes internos, no hay cuestionamiento permanente de si vales o no vales, si te mereces estar o no. Un  equipo que funciona tiene fijada la creencia base de que se puede lograr, y del valor de cada miembro del equipo. La conexión entre personas, prima sobre el resultado, y así se evitan trampas, sabotajes inconscientes, al tener el reconocimiento y la pertenencia muy trabajada, antes de pasar a ser funcionales. Se atienden necesidades nucleares del ser humano como el respeto, la consideración, la aceptación, antes que los logros comunitarios como la eficiencia, los resultados.

 

Trasplantando este proceso de coaching a la crianza y la educación, la pregunta es ¿Cómo doy el respeto, la consideración, el apoyo y la autonomía a mis hijos y atiendo al mismo tiempo mi genuina preocupación por su futuro, su formación y sus amistades?

 

Aquí entramos los padres normalmente un estado de confusión. La oferta de soluciones es grande y contradictoria. Cada uno recomienda un mapa, una ruta a seguir, los conductistas como supernany, el uso de premios y castigos para reforzar una determinada conducta y forjar carácter, y de ahí hasta los sistemas de educación libre. La confusión aumenta porque lo que te funciona para un hijo a veces no funciona para otro, o incluso lo que funciona a los 9 ya no funciona a los 12.

 

El coaching te permite encontrar tu mapa, reconociendo las áreas que funcionan y dando luz a las áreas oscuras. Diferenciando claramente las intenciones de las estrategias para logralas. Y cada coachee o cliente elabora y encuentra su mapa que satisface sus “para que”, sus sensibilidades.

 

Pongamos un ejemplo de proceso de coaching para despertar la conciencia y la responsabilidad, es un ejemplo hay miles, tantos como personas:

 

Supongamos que quieres que tu hijo estudie y genere hábitos de esfuerzo y disciplina. ¿Para qué? Para darle herramientas que tu consideras útiles para manejar su vida en el futuro. ¿Para qué? Para que sea una persona con recursos ante la adversidad y logre éxitos materiales, un buen trabajo, una posición económica en el futuro. ¿Para qué? Para que sienta seguridad interior, auto estima basada en sus logros y pueda tomar decisiones desde la libertad que da una posición económica fuerte.

 

Veamos ahora las posibles estrategias: Continuará…

 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email