Alto Rendimiento - Coachdefamilia.com
altorendimiento

Alto Rendimiento

Alto Rendimiento, ¿Qué es el Alto Rendimiento? Todos tenemos unas sensaciones asociadas a estas palabras. Hay frases curiosas que nos hablan de como nos sentimos de eficaces, frases como “voy al 120% por 100%”, “estoy en horas bajas”, “estoy frustrado y por debajo de mis posibilidades”, “esto me va a superar, tengo que ser más eficaz”  o “quiero hacer más cosas con el tiempo que tengo”.

Pero en principio todos tenemos el mismo tiempo, aunque no dispongamos del mismo.

Alto rendimiento es un estado, que llamamos de flujo, donde hemos pasado a competencia inconsciente, a enfoque máximo, a un estado donde no sabemos medir el tiempo. Y esto se experimenta haciendo una tarea en concreto. Pero ¿y alto rendimiento en nuestra vida? Los padres además queremos manejar tres proyectos, el personal, el familiar y ¡oh, sorpresa, el propio, normalmente aparcado! Esto ya no es un estado fisiológico, es una construcción de un ideal alineado y congruente con nuestros valores esenciales.

Para mi Alto Rendimiento tiene que ver con tener una buena relación Tiempo / Sentido.

Entonces son dos posibles objetivos, por un lado conseguir entonces alto rendimiento en un ámbito de nuestra vida, crear una nueva competencia, crecer en un aspecto en concreto, y por otro tener visión de nuestra vida como un sistema al que pertenecemos, ordenar nuestras prioridades, darnos enfoque, crear “momentum” que permita integrar nuevas habilidades y competencias. Es más que gestionar la herencia “recibida”, es llenar de sentido nuestro tiempo.

Hay tres posibles estados entonces, que son aceptación, disfrute y entusiasmo* y lograr una vida donde manejemos los ingredientes desde esa actitud.

¡Ya, si yo la teoría me la sé! y ¿la práctica?  La cuestión es cómo alcanzar ese enfoque desde el cansancio, la frustración, o la tristeza. A estar bien se aprende, y ya hablamos de las bases de ese estar-bien en las primeras conferencias del Ciclo de Recursos para la Convivencia.

Según vamos llenando de años y experiencia nuestra vida vamos eligiendo. Y elegir es renunciar, pero también elegir es enfocar nuestros esfuerzos en aquello que tiene sentido para nosotros. Sino eliges, eliges no elegir.

Hay personas que desean más autoestima o seguridad, o convicción, o norte. Son preguntas fundamentales que merecen al menos una pausa y respirarlas. ¿En que quiero rendir y para qué quiero lograr?”

Un camino hacia logro y la autoestima es crear estructuras de crecimiento duraderas, usar la acción, darnos permiso a acertar y a equivocarnos para así aprender a crecer sin que tu juez interior te machaque y sin que la fantasía te lleve a lo irrealizable.

Hay patrones neurofisiológicos de Alto rendimiento que nos llevan al estado de flujo de forma natural y cuanto más lo hacemos más fácil es. Y al mismo tiempo sin un trabajo de introspección sobre el “para que” el alto rendimiento es como una rueda en la jaula del hamster. Es eficacia sin efectividad, o desvestir un área de la vida para vestir otra. Esto no es crecer.

Para mi el alto rendimiento es una sabia ecuación entre tiempo y enfoque. Es disfrutar del camino, ilusionarse, sabiendo que aceptar no es resignarse. Y ¿cómo nos ilusionamos?  Cada uno tenemos un proyecto interior propio, unos resortes y sensibilidades que nos mueven y nos conmueven. ¿Quiéres saberlo? Pregúntate ¿qué me emociona? ¿Qué me conmueve? ¿Con qué me sublevo? ¿A quién admiro? Por ahí empiezan las pistas.

Aquí hay un punto de inflexión en mi vida. Un día en un taller de logoterapia descubrí que mi proyecto se consolidó antes de los 9 años, y a partir de ahí surgió en mi la necesidad de dar la mejor infancia posible a los niños, no por la bondad material, sino por la variedad de recursos a lo que podemos acceder a esa edad. Jugar es más que aprender, es establecer los valores rectores y las fuentes de satisfacción.

Y ¿con los hijos y alumnos qué? Queremos alto rendimiento también para ellos. Deseamos darles motivación y enfoque, herramientas de concentración y capacidad de trabajo. ¿Te gustaría preguntarles su para qué? ¡Déjate sorprender con sus respuestas!

Espero que te sea útil. Cuando estamos bien, todo rueda mejor. Si además sabemos a donde queremos ir es … ¡emocionante el camino!

Si quieres saber más de las fuentes de satisfacción o de cómo conseguir un estado de flujo puedes venir a la conferencia abierta del próximo miércoles 12 de Enero a las 19:30 en Madrid, o asistir por skype. Confirma tu plaza por favor.

También hay un taller para descubrir este viaje el 22 de Enero con descuentos para los que se apunten hasta el día 13.

Te deseo un año 2011 lleno de vida.

Rocío Gómez Sanabria

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email